6.09.2009

Sexo, mentiras y TV por cable

Las tetas de Jenny Agutter
En Fuga en el siglo XXIII (Logan´s Run) se ven brevemente las tetas de Jenny Agutter. Ahora no significa demasiado, pero que pasaran eso por televisión en la Argentina de principios de los ´80 fue una revolución. Y no sólo para mi, que no se si llegaba a tener 10 años y poca experiencia en el tema, sino para varios adultos que comentaron el asunto durante días. La noticia era impactante: que se mostrara una teta en la TV, implicaba que estaba cayendo una de las censuras mas violentas de la historia de la cultura occidental.

El fin de la censura pública
El Ente de Calificación Cinematográfica era una dependencia oficial que desde 1974 (con Miguel Tato, en la dudosa era democrática de Isabelita y López Rega) emprendió una concienzuda y sistemática secuencia de prohibiciones de películas. Desde ese año hasta 1983 se prohibieron unas 700 cintas ya sea por motivos religiosos, políticos, de género (es notable la persecución al cine fantástico y al de artes marciales) y –la madre de todos los males, parece– sexuales.

Los cortes son imposibles de contabilizar, pero eran muy específicos. A fines de los ´70 empezó a salir la polémica y perseguida revista Humor , donde Anibal Vinelli mantenía la sección Cortes & Confesión, donde censaba las diferencias entre la duración de una película al ser estrenada localmente y su duración original. ¡Se vieron películas con más de 20 minutos recortados!

Un caso muy comentado fue el de El Resplandor de Stanley Kubrick. Hubo una escena cuestionada por el Ente de Calificación donde una mujer salía caminando desnuda de una bañera. Kubrick tenía una acuerdo con la distribuidora: o la película se da completa o no se proyecta. La solución fue poner unas manchas verdosas nublando las partes intimas de la mujer.

Con la vuelta de la democracia, se tiraron abajo esas leyes prohibicionistas, creando una de las legislaciones mas avanzadas del mundo en clasificación cinematográfica. Entre otras cosas, se impedía explícitamente a la nueva Comisión de Calificaciones realizar prohibiciones de películas o cortes de escenas.

25 años después...
Haciendo zapping caigo en el canal de cable The Film Zone donde dan la decepcionante película Bean (el lamentable primer paso cinematográfico del gran personaje de Rowan Atkinson). Justo estaba en una escena donde un experto en ventas le muestra al representante de una galería de arte la línea de merchandising relacionado con la exposición del cuadro Whistler's Mother, incluyendo una versión “popular”: una pintura donde se reemplaza a la fea vieja del cuadro –que esta sentada, de perfil– por una joven, sentada en la misma posición, pero desnuda, a la que apenas se le adivina un pecho.

El asunto es que los señores de The Film Zone descubrieron que eso podía perturbarme, así que aplicaron una mancha borrosa en el lugar donde supuestamente habría un pecho. ¿Se entiende? Borraron una teta que se ve de perfil, en un óleo, brevemente y de lejos.

Pero no me sorprendió, este tipo de blureado es generalizado y sistemático. Y no se eliminan solo atributos sexuales, sino también cosas como manitos alzadas con el gestito fuck you. Son muy comunes, pero mas difíciles de detectar, los cortes de plano a toda una escena. Y también son norma los cortes de sonido o pitidos cuando los actores mueven los labios como para putear. Usuarios los han detectado también en señales como MGM, I-Sat, Hallmark Channel, Space y TNT.

El hecho no es sólo cuestionable por razones artísticas (en el caso que menciono desactivaron un chiste y, en general, modifican el sentido de las obras), morales (la censura es, en si misma, inmoral) o ideológicas (hay una grado muy alto de perversión en pensar que un cuadro con una teta puede afectar a alguien). Fundamentalmente la jodita es cuestionable porque, en Argentina, cortar o modificar películas es ilegal y sancionado con multa.

Al sufrir una censura tan violenta en los ´70, con el resurgir de la democracia se impuso, como decía, una legislación de avanzada. Se disolvió el Ente y se creó una Comisión Asesora de Exhibiciones Cinematográficas (CAEC) que no prohíbe ni corta, sino que sólo especifica franjas etarias para poder ver una película. (Apta para todo publico, Solo apta para mayores de 13, 16 o 18 años, o de exhibición condicionada). Fue tan tajante el rechazo a la censura, que se cambió la tradicional etiqueta de “Prohibido para menores de...” por la mas amigable “Solo apta para mayores de...”. Una nimiedad simbólicamente significativa.

Pero al hablar de le televisación de películas, lamentablemente una ley tan progresista como ésta, choca con otra sumamente retrógrada como es la tan mentada Ley de Radiodifusión, vigente desde los tiempos de la dictadura, la cual establece que sólo son televisables las películas hasta la categoría SAM 16. Una película apta para 18 tiene tajantemente prohibida su pasada por TV. Si se cumpliera esta ley, no podríamos ver nunca en la pantalla chica películas con tanta violencia como Irreversible, con tanto sexo como Batalla en el cielo o con tantos... policías mecánicos descompuestos como Robocop II (si, las tres no son aptas para menores de 18... el debate sobre la pertinencia de las calificaciones lo haremos en otra parte). Paralelamente no se puede proyectar una película SAM 13 o SAM16 antes de las 22 horas, por el famosos horario de protección al menor. (nota al margen: el discutido nuevo proyecto de ley de medios audiovisuales propone una franja horaria –de 00 a 06 horas– para las películas SAM 18, cosa que suena razonable. Lo que no suena bien es limitar a SAM 13 el horario de 22 a 24, lo que dejaría afuera de ese horario a películas tan “peligrosas” como X-Men Origenes).

Censurada privada
Pero el decreto 828/84 no solo determina que la CAEC no puede efectuar ni exigir ningún corte, sino que ni los mismos distribuidores pueden hacerlo. El artículo 8 dice textualmente “Los productores, distribuidores o exhibidores no podrán efectuar cortes o modificaciones al material sin una autorización fehaciente de quien posea los derechos intelectuales”. Por su parte el decreto 734/90 fija, para el que específicamente viole ese ítem, una multa de... (música de suspenso) ... ¡12 millones de australes!

Puede ser que estos canales cuenten una autorización fehaciente para esconder pechos en todas sus proyecciones. No lo se, pero viendo los antecedentes, lo dudo. Hace una década Eliseo Subiela hizo una denuncia pública “hace unos días contemplé cómo la cadena TNT había compaginado una nueva y cercenada versión de mi filme Despabílate amor. Colaboradores técnicos de la película y yo, detectamos no menos de 10 cortes a lo largo de la proyección”. Evidentemente, TNT no tenía la fehaciente autorización del tipo.

Pero aunque tuvieran permiso para amasijar tetas, no podrían emitir el film con cortes, ya que según el artículo 9º del decreto 828/84, cualquier película modificada –aún con autorización– necesariamente debe ser recalificada. Esto es lógico, la CEAC no sólo pone franjas de edades por cantidad de tetas o puteadas (lo único que eliminan estos nuevos censores privados) sino por temas, situaciones, niveles de violencia, etc.

¿Qué hace el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER) en relación a estas violaciones a las regulaciones sobre calificación y censura? Los tipos asumieron una interpretación parcial, sesgada y conservadora. Por ejemplo aplican a mansalva sanciones económicas cuando se proyectan cintas fuera de los horarios prescriptos según las calificación. Pero no hacen nada frente a un film censurado.

Pare peor, el precario marco que impone la ley de radiodifusión vigente, que ni siquiera contempla la existencia de los canales de cable, hace que cuando el COMFER impone una multa no lo hace directamente al canal, si no a su soporte. Por ejemplo, el canal Europa Europa (uno de los que, creo, no censura) proyectó la película Las edades de Lulú (no televisable por ser SAM 18) el 2 de octubre de 2007 a las 1:50 de la mañana. El organismo le aplico una multa de 1500 pesos... a la empresa Cablevisión, mero transporte de la señal.

(Nueva nota al margen: es realmente necesaria una nueva ley de radiodifusión, que, entre otras cosas, considere a las señales de cable sujetos válidos para ser controlados)

FAQ(iu)

¿Por qué estos canales hacen lo que hacen?
Evidentemente no es para cumplir con la ley argentina, porque de hecho, la violan. La especulación de que lo harían parar no alterar los humores de los anunciantes, que preferirían no juntar voluptuosos pechos con avisos de jabón en polvo es totalmente infundada, parece.

¿No está bien que pongan diferentes versiones de una misma película según el horario?
No, no ¡NO! Las películas son obras únicas e irrepetibles, que van desde la primera escena hasta el último título (¡Los títulos tampoco se deben cortar!). Pensar algo distinto es caer en la visión perversa y retorcida de los censores de los años ´70. Además, legalmente no pueden hacerlo. La calificación de una película no la establece el canal, sino una comisión de gente que –se supone– tiene criterios específicos y cierta calificación (si se permite la redundancia) para hacerlo.

¿Al avisar previamente –como cínicamente suelen hacer– que “la película fue modificada”, no están protegiéndose frente a un reclamo?
No me parece... es como justificar a un ladrón sólo porque gritó antes “esto es un asalto”.
Y, ya que estamos con esa metáfora, los del cable no se roban tu plata, sino algunas escenas de tu película favorita. Pero como vos pagas para ver esa película, también te están robando plata ¿No?

¿Al ser señales trasnacionales, no se regulan por leyes extranjeras?
Touché. No estoy seguro del origen de las señales (por ejemplo I-Sat y Space eran nacionales, pero se vendieron y ahora no se bien desde donde operan sus bases) y no conozco las regulaciones de otros países. Quiero creer que cuando algo ingresa a nuestro país se tiene que adaptar a nuestras leyes, pero eso es algo que habría que consultar con expertos leguleyos.

¿Quién debería controlar estos actos de censura?
EL INCAA (del cual depende la CEAC) sólo controla salas cinematográficas.
El organismo que debería hacerse cargo es el COMFER, que sanciona generosamente (pero sólo a los cableoperadores) por violar las calificaciones dispuestas por el artículo 3º de decreto 828/84, pero no controla los abusos prohibidos por el artículo 8º del mismo decreto. ¡Y eso que se pierden de recaudar millones de australes!

¿Es necesaria la participación del Estado para defender a los usuarios, a pesar de tratarse de casos censura ejercida por organizaciones privadas?
En principio la única herramienta que tiene el espectador es la del cambio de canal, cosa en general bastante útil en la lógica del mercado en la que estamos. Pero ¿Qué sentido tiene cambiar de canal, si caemos en otro que hace lo mismo? Además ¿Cuál es el límite? ¿Si AVH o Gativideo empezaran a editar dvd´s recortados para entrar a las cadenas de videoclubs “familiares”? ¿Si UIP o Disney recortaran películas para aumentar su público potencial con un calificación mas baja?
Si el Estado no ocupa el centro del campo, nos van a ir llevando a la perversa lógica de mercado de la Motion Picture Association of America(MPAA), un órgano tan perverso como el Ente de Calificación de Miguel Paulino Tato, pero privado y anónimo (véase el valioso documental This Film is Not Yet Rated).

Las tetas Jenny Agutter reloaded

Se luchó durante años para que el Estado no controlara nuestro acceso a la cultura. Un sistema oscuro, que instaló la idea de que cortar una escena con una teta era normal y hasta necesario.
Hubo una resistencia, que se la jugó denunciándola en medios, que promovió proyecciones clandestinas, que protegió con su cuerpo a las cintas de las tijeras.
Las tetas de Jenny fueron un símbolo –uno particularmente sutil, firme y turgente– del fin de la censura.

Pero si ahora algún canal de cable se decidiera a proyectar Logan´s Run, seguramente veríamos a nuestra actriz favorita rodeada de nubarrones, ocultando lo que hace décadas fue una de las mayores conquistas de le democracia.
Y, lo peor de todo, es que nos parecería normal.

Etiquetas: , ,

5 Comentarios:

At 6:44 a.m., Anonymous Anónimo said...

Terrible... Esto es como la rana puesta a hervir en la cacerola... no se da cuenta nunca hasta que está hervida y lista para ser devorada.

La censura por motivos de represión cultural o comercial es la misma mierda, sea la de los 70's o la actual de las señales internacionales de cable...

Jotar, 35 años, Argentina.

 
At 4:31 a.m., Anonymous Anónimo said...

es cierto! el otro dia veia CARLITOS WAY, en una parte Al Pacino espia por una puerta una mujer contoneandose frente a un espejo ¡con las tetas borradas!
Era el canal MGM, el domingo pasado y a eso de las 23 horas!

 
At 5:18 a.m., Blogger Pablo Sapere said...

Yo agrego otra: Hollow Man (El hombre sin sombra) en el canal Space. Rhona Mitra es acosada y atacada por el hombre invisible. Se recortaron totalmente las escenas donde se ven las tetas de la señorita, excepto la que se ve un pecho reflejado en el espejo. Alli aplicaron "blureado".
La escena original esta
ACA

 
At 11:58 a.m., Anonymous Anónimo said...

Estimado Pablo: Soy estudiante de la Universidad de Morón y estoy terminando de cursar mi tercer año de la Licenciatura en Relaciones Públicas. Estoy cursando la materia Medios de Comunicación, para la cual he realizado un trabajo sobre el cine argentino durante la dictadura militar. Tengo que realizar una entrevista y me gustaría hacerle estas simples preguntas ya que sumaría mucho a la investigación contar con su opinión.

1- Qué características tuvo el cine nacional en aquellos años?
2- Cuáles fueron los aspectos más censurados por el gobierno?
3- En su opinión, se produjo una evolución a lo largo de todos estos años en la forma de hacer cine? En qué podemos notarlo?
4- Cómo definiría al cine nacional hoy en día? Sigue sufriendo algún tipo de censura?

Espero pueda responderme
mi correo electrónico es: magdalenaa.19@hotmail.com

Saludos y muchas gracias.

 
At 2:06 p.m., Blogger Pachu Tequila said...

Este artículo se escribió en 2009. En 2016 estamos peor, porque acá se dice que las escenas de violencia, o donde se veía algo de sangre, no se cortaban. Ahora sí se hace. Al punto de que al ver la película, por momentos no se sabe qué pasó. De repente un personaje no aparece más, evidentemente porque lo mataban y se veía algo que la censura consideraba ofensivo, y cortaban completa la escena. Ya me pasó varias veces, y realmente a veces se pierden partes importantes o que hacen a la trama. Estas cosas hacen que uno deje de ver películas en el cable y se vuelque a aprovechar las posibilidades que brinda Internet.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home